domingo, 11 de junio de 2017

La verdad llora en lugares

La verdad llora en lugares oscuros para que el alma no la vea.
El alma, risueña, no la ve y no la quiere ver.
La teme.
La anhela pero le aterra.
Lo duro y áspero de la realidad amenazan con explotar la burbuja de lo ideal.
O, peor, ahogan al alma en su propia prisión.

Así, entonces, me pregunto,
¿vale algo la pena?
Y lloramos la verdad y yo y vos y todos.